fbpx
Sus resultados de búsqueda

¿Cuánto dura el proceso de compra de una casa?

Publicado por Banker & House en 14/09/2021
0

Cuando iniciamos el proceso de compra de una casa, establecer un tiempo medio de compra de la vivienda resulta bastante complicado. Esto se debe a que nos encontraremos tantos factores como preferencias y necesidades tengamos a la hora de comprar.

Podemos sostener que, el proceso de compra – venta de una vivienda suele tardar entre un mes y un año. Pero esto no es siempre igual, ya que la duración de este proceso dependerá de diversos factores, entre los cuales podemos destacar: la disponibilidad de viviendas en la zona que queremos, el presupuesto con el que contamos, la necesidad de pedir o no una hipoteca, etc.

El tiempo también puede verse dilatado por las cargas a las que esté sujeta la vivienda que hemos elegido, el tiempo que tarda en hacerse el contrato de arras, etc. De ahí que lo mejor sea dejarnos asesorar por profesionales del sector. Pues, aunque hay factores que no podemos controlar, hay otros en los que las inmobiliarias pueden ayudarnos a ahorrar mucho tiempo y dinero.

En este sentido, conocer los pasos que forman parte de la transacción, nos puede dar una idea global de la cantidad de tiempo que tendremos que invertir para ser dueño de una propiedad. Lo que, nos ayudará a armarnos de paciencia y, además, nos permitirá organizar mejor todo el proceso.

Por ello, a continuación, te mostraremos una serie de factores que intervienen directamente en la duración del proceso de compra de una vivienda. Así como las causas por las que podemos ver ralentizado el proceso de compra – venta.

Buscar una vivienda a tu medida

Si queremos comprar un piso en Cerdanyola, tendremos que tener en cuenta tres importantes aspectos sobre los que debe girar nuestra decisión final. El primero deberá ser la localización de la vivienda, ya sea en el centro de la ciudad o en las afueras, pero siempre obedeciendo a nuestras necesidades.

En segundo lugar, tendremos que analizar las características de la vivienda, como son el número de habitaciones, la distribución, si tiene jardín o terraza y el resto de características que queremos que tenga nuestra casa. Y, finalmente, pero no menos importante, tendremos que analizar el precio, preguntándonos si podemos asumir la compra de la vivienda, o qué sacrificios económicos estaremos dispuestos a llevar a cabo.

Como consejo, es importante apoyarte en una agencia inmobiliaria de calidad, pues ellas cuentan con agentes, que te ayudarán a organizar las visitas a las viviendas que te resulten interesantes.

Elige entre vivienda nueva o de segunda mano

Esta será una elección que deberá responder a tus preferencias, pero también, deberá responder al poder adquisitivo con el que cuentes.  Existen diversas ventajas cuando adquieres una vivienda de obra nueva, entre las cuales podemos destacar, que estas suelen tener mejores calidades que las de segunda mano.

Estas viviendas también tienen una mayor eficiencia energética. Así como mejores equipamientos, es decir, zonas verdes, instalaciones deportivas, piscinas o plazas de garaje. Pero, por otro lado, estas viviendas suelen tener un precio mayor que las de segunda mano y, por lo general, se encuentran ubicadas fuera de las zonas más céntricas.

Así también, deberás valorar si podrás esperar algunos meses para tener la vivienda o no. Si en tu caso, tienes prisa por entrar a vivir a la vivienda, la mejor opción será una vivienda de segunda mano antes que una nueva o sobre plano.

Verifica que la vivienda se encuentre libre de cargas

Este requisito es necesario cuando vas a comprar una vivienda de segunda mano. Para comprobar si la vivienda se encuentra libre de cargas deberás pedir la llamada nota simple en el Registro de la Propiedad. Con esta comprobarás que la casa se encuentre libre de cargas urbanísticas e hipotecarias.

Así también deberás pedir las escrituras de la vivienda y un documento que certifique que la casa está al día del pago del IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles). Una vez verificados estos documentos, deberás comprobar otras cargas, las cuales, en muchos casos complican la compra de la vivienda.

Estas cargas son las derramas pendientes de pago en la comunidad de vecinos o la situación excepcional de que el inmueble se encuentre en alquiler en el momento de compra. Para comprobar esto, la mejor alternativa, es preguntar al administrador de la finca.

En el caso de que la vivienda se encuentre alquilada, no podremos acudir a ningún registro oficial. La mejor manera de asegurarnos de que la vivienda se encuentre libre de cargas, es hacer constar en el contrato que esta será entregada libre de cargas.

Conoce el valor de la vivienda en el mercado

Conocer el precio de mercado de la vivienda nos permitirá comprobar que el precio de la vivienda que piensas comprar no se encuentre por encima de las viviendas de la zona. Además, tendrás que cerciorarte de que no vas a tener ningún problema al momento de financiar la operación.

Resulta muy recomendable que el comprador contrate, de manera previa a la negociación de la hipoteca, una tasación para conocer el valor real de la vivienda. Y que todo se encuentre en orden en el aspecto urbanístico y registral. Con esto, podrás negociar de manera simultánea con distintas entidades financieras, avanzando de manera más rápida en el proceso.

La tasación tendrá un precio variable, en función de la ubicación y de la superficie del inmueble, pero podrá oscilar entre los 350 y los 500 euros.

No te rindas si la vivienda de tus sueños se encuentra, en principio, fuera de tus posibilidades, prueba a negociar, y en esto, una inmobiliaria con experiencia, te ayudará mucho. Deberás comprobar si la vivienda necesita alguna reforma o un cambio de instalaciones eléctricas o sanitarias. Pues todo ello, te servirá como argumento para reforzar tu postura durante la negociación.

Elige la hipoteca más adecuada para ti

Como primer paso para elegir la hipoteca idónea para ti, podrás recurrir a los diversos comparadores hipotecarios que sirven para calcular la hipoteca. Esto también te ayudará a tener una visión previa de las entidades que ofrecen campañas con condiciones atractivas. Como consejo deberás evaluar los distintos tipos de hipotecas, valorando las condiciones que mejor se ajusten a tus intereses.

Tendrás que evaluar, por ejemplo, el tipo de interés, el cual puede ser fijo, donde pagas una cuota fija independientemente de la subida o bajada de los tipos de interés. O puede ser variable, donde el pago se encuentra sujeto a las variaciones de estos tipos de interés.

Así también, deberás fijarte si la hipoteca tiene algún tipo de comisiones, así como el plazo máximo para devolver el crédito. Resultan muy atractivas las hipotecas que te ofrecen mejorar las condiciones del préstamo si contratas algún producto adicional, como seguros de hogar y vida o planes de pensiones.

Cuando se trata de primera vivienda, la mayoría de entidades financieras suelen conceder hasta un 80% del valor de tasación del inmueble. Con esto, el comprador deberá tener ahorrado un 20% para cubrir el resto del precio del inmueble y un 10% para los gastos que vienen asociados.

El último paso, gastos de notaría y escritura

Después de todo este proceso, llegará el momento de la firma de la escritura. Pero, en esta etapa final, también tendrás que asumir ciertos gastos. Entre ellos, los honorarios de la notaría que realiza la escritura, aproximadamente 600 euros y los de inscripción en el registro de la propiedad, alrededor de los 400 euros.

No debes olvidar que la ley prohíbe que el comprador asuma ciertos gastos que tendrán que ser asumidos por cuenta del vendedor. Como la cancelación de cargas o la plusvalía. A la firma de la escritura deberás comprobar que esta refleje todo lo pactado, es decir, el precio, la fecha de entrega, vigencia del contrato, posibles cargas, justificante del pago del IBI. Así como las obligaciones fiscales derivadas de la compraventa.

No olvides registrar tu propiedad

Este paso adicional servirá para proteger tu nueva propiedad. Pues, podrás demostrar la titularidad ante cualquier inconveniente, dejando constancia del cambio en el Registro de la Propiedad. Con este paso final, nos protegeremos jurídicamente frente a cualquier inconveniente.

De este último paso, en el proceso de compra de una vivienda, se encargará la gestoría, siendo el propio Registro quien se pondrá en contacto con ella, unos 15 días después de llevar la escritura, para que pase a recogerla. Después de esto, la gestoría tendrá que llevarla al banco, siendo este el que llama al comprador para que las recoja.

Este paso adicional puede tardar alrededor de dos meses, y en este lapso el comprador tendrá que estampar su firma, para luego recoger las escrituras originales en el banco tras la liquidación de impuestos y Registro. Los gastos del registro, para una vivienda que ronda los 200.000 euros pueden ascender a los 700 euros.

Factores que pueden prolongar el proceso de compra de una vivienda

Son muchas las historias de procesos de compra de una vivienda que tardan meses y meses en concretarse. Esto no es algo que ocurra de manera frecuente, pero estas situaciones suelen ocurrir, debiéndose a múltiples factores. Entre estos factores podemos destacar, por ejemplo, que la casa se encuentra en litigio o el préstamo hipotecario para adquirir la vivienda no es autorizado.

También puede ocurrir que alguna de las partes involucradas en el proceso, no cuente con la documentación necesaria. Otro factor que puede prolongar el proceso de compra es que la propiedad necesite algún tipo de mantenimiento o remodelación.

Para evitar este tipo de situaciones, deberemos informarnos acerca de los documentos necesarios para llevar a buen puerto el proceso de compra. Así como de los requisitos necesarios para finalizar este proceso de manera adecuada. También tendremos que estar atentos, en nuestra primera visita a la vivienda, para detectar de manera oportuna todos los problemas estructurales que podrían necesitar nuestra atención en el futuro.

Finalmente, la comunicación con la parte que vende la propiedad, deberá ser fluida para evitar problemas y malentendidos. Estando atentos a estos factores, podremos reducir significativamente la duración del proceso de compra de una casa.

Adicionalmente, para optimizar el proceso de compra de una vivienda, deberemos poner un plazo exacto para realizar las tareas, sobre todo las más complicadas. Cosa que una inmobiliaria puede hacer por ti. Al tratarse de un proceso que puede tardar varios meses, esto te será de mucha ayuda para no llegar al final del proceso demasiado agotado.

Por ello, si buscas comprar casa en Cerdanyola, en Banker & House contamos con profesionales cualificados que llevarán adelante el proceso de compra de una vivienda de manera eficiente. Gracias a nuestro competente equipo, podemos sostener que vendemos más rápido y más que la competencia, teniendo casos de viviendas que se han vendido en tan solo unos pocos días. Pues, aceleraremos todo el proceso, dentro de nuestras posibilidades.

Comparar Listados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad